#366lecturas

 

JoseLitro

 

Quan comença l’any som molts qui ens fem diferents propòsits. A la Biblioteca de Montijo el seu bibliotecari JoséLitro s’ha fet el propòsit de llençar el repte #366lecturas. Ens agrada molt i us animem a seguir-lo a ell i a la biblioteca tant a Facebook com a Twitter. Voleu saber de què va? Ell ens ho explica:

 

#366Lecturas

Empieza el año y, como cada mañana, me dedico durante un tiempo a actualizar las
redes sociales de la biblioteca. Y, como cada mañana, mi mujer y yo repetimos la misma conversación:

Ella me mira extrañada y me dice:
– ¿Pero qué haces ahora con el móvil?
Y yo:
– Trabajando.
– ¿Trabajando? Si estás de vacaciones.
– Ya, pero es que he pensado en lanzar un reto a través de las redes sociales y tengo que
subir las primeras líneas de un libro todos los días…
– ¡Pero si estás de vacaciones! ¿Para qué te metes en nuevas historias?

Y yo me quedo pensando y sé que tiene razón. Si estoy de vacaciones, ¿Por qué no me
dedico a descansar unos días y desconecto un poco del curro? Y la respuesta me la dio el 50% @BiblioCazalla que lleva las redes sociales… Pues porque soy “culillo inquieto”, porque no puedo parar y, sobre todo, porque soy bibliotecario. Y un bibliotecario es lo más parecido que existe a un superhéroe y tiene que estar alerta 24 horas al día y 365 días al año (366 si es bisiesto).

Así que ahí estoy yo, como cada mañana, antes de tomarme mi café y mis tostadas, subiendo el reto de las #366Lecturas que me he propuesto realizar este año. Y es que esto de marcarme retos diferentes cada año no es nuevo. Todo comenzó (aquí toca hacer unflashback) a finales de 2016. Por entonces la biblioteca tenía presencia en las Redes Sociales, sobre todo en Facebook. Aunque a decir verdad lo hacía de manera casi clandestina y cuando subía alguna cosa o interactuaba con alguno de los usuarios, me sentía como si realmente no estuviera trabajando y como si, desde el exterior, todo el mundo comentaría que vaya manera de perder el tiempo en la biblioteca… Pero entonces, me di cuenta de que realmente las redes sociales son un aspecto fundamental en nuestra sociedad y que las bibliotecas no podemos ser ajenas a ellas. Y que no solo forman parte de nuestro trabajo, sino que deberían de ser uno de los aspectos fundamentales del mismo.

Fue entonces cuando me propuse mi primer reto. En 2017, a partir del 1 de enero,cada día subiríamos una portada de un libro recomendado. No se trataba de subir novedades o libros muy conocidos, sino bucear un poco entre el catálogo y encontrar algunas joyas que no siempre son conocidas. A nuestra recomendación diaria la acompañábamos del hashtag #LibrosAManta, una expresión muy típica de Montijo. Nuestros objetivos estaban claros: promover el uso de las TIC, dar visibilidad a la biblioteca en redes sociales y aumentar el número de seguidores en dichas redes.

Al principio me daba la impresión de que estaba haciendo el pardillo y que nadie leía estas recomendaciones, pero la magia de Internet se hizo presente y poco a poco comenzaron a crecer las interacciones con nuestros perfiles en lasredes. Llegaron los likes, los comentarios y, sobre todo, los nuevos seguidores. Y usuarios que venían preguntando por aquel libro que habían visto el día anterior.

Así que, para 2018 decidí que había que seguir con la dinámica y pensé en cambiar de reto. Cada mañana, siempre a la misma hora, lanzaría un saludo musical a todos nuestros seguidores. Con ello hemos creado una playlist con lo mejor de lo mejor (porque para eso lo he hecho yo, que tengo muy buen gusto). Y, día tras día, mes tras mes, ves que las interacciones se van sumando (esto de las redes sociales debería de contar para las #EstadísticasUp).

Durante estos últimos 12 meses Twitter ha ido ganando terreno frente a Facebook. Hace un par de años la red social de Mark Zuckerberg triplicaba a la del pajarillo… hoy por hoy los números son tan parejos que de un momento a otro creo que vamos a vivir un auténtico “sorpasso”. Y, además, las redes sociales nos han servido para estrechar lazos a las bibliotecas (y a l@s bibliotecari@s), ver que no estamos solas y que juntas podemos hacer muchas cosas.

Y cuando 2018 agonizaba, llegó la hora de asumir un nuevo reto. Fue entonces cuando me planteé las #366Lecturas. Y para dinamizar y darle un poco más de movimiento a las redes, pensé en proponer 366 inicios para otras tantas lecturas.

Así que todas las mañanas, cuando me levanto, he añadido una nueva rutina a mis quehaceres diarios. Entro en las redes sociales de la Biblioteca de Montijo y subo las primeras líneas del libro que me toca cada día (sí, ya tengo hecho un calendario con las 366 lecturas que vamos a recomendar durante todo el año) y lanzo una encuesta donde poder elegir a qué libro corresponde ese inicio. Habrá libros muy sencillos (desde la Biblia hasta el Quijote), otros muy evidentes (porque en esas primeras líneas aparece el título o algún personaje muy conocido) y otros un poco más rebuscados que solo unos pocos locos de los libros habrán leído.

Y así me pasaré los 366 días que tiene este 2020, enredado entre libros. Da igual que sea día laborable, que sea sábado o domingo, que lleguen las vacaciones de semana santa o las de verano. Ahí estaré, espero, puntual a la que ya es una cita casi que obligada.

¿Y merece la pena todo esto? Pues depende. Si lo miramos desde el punto de vista económico, sigo siendo igual de pobre que cuando empecé con estas ideas. Ahora, si lo miramos desde el punto de vista de la satisfacción personal, soy mucho más rico. Y es que creo que, gracias a las redes sociales, hemos conseguido poner a Montijo, un pueblo extremeño de apenas 16.000 habitantes, en el mapa bibliotecario. ¿Y quién me iba a decir esto a mí hace apenas dos años? Que iban a conocer a Montijo desde Cádiz hasta Hernani, desde Salamanca a Cambrils, desde A Coruña hasta Cazalla de la Sierra. Y que gracias a Internet iba a conocer a gente tan extraordinaria como las que llevan las redes sociales en otras bibliotecas (es el momento de hacerle la pelota a l@s compis por si tengo que volver a pedirles algún que otro favorcillo).

Y ahora es vuestro turno, porque como como ya os he dicho, de vosotros depende el
éxito de esta empresa. Si me queréis, seguid a la Biblioteca de Montijo en Facebook
y Twitter , pasad cada día por la encuesta de las #366Lecturas, votad (que a eso en este país ya estamos acostumbrados), dejadme vuestros comentarios (si incluís el hashtag #366Lecturas ya seréis mis ídol@s) y, sobre todo, dadle al LIKE.

¡Nos vemos en las redes!

Meme bibliotecario

yordi

 

Som fans de Yordi Biblioteca. El seu perfil a twitter és d’obligat seguiment si estimeu (o odieu, de vegades) el món del llibre i les biblioteques. Fa unes setmanes dinamitza el hashtag #memebibliotecario i hem volgut saber en què consisteix. Si voleu veure més coses de Yordi, consulteu el seu BLOG.

Me pidieron que escribiera sobre el fenómeno del #memebibliotecario. Dije que no. ¿Para qué? ¿Qué se puede decir? Es un meme de/sobre biblioteca. Y ya.

Y el gurú de bibliotecas, Julián Marquina, ya escribió un post recopilatorio sobre el humor y las bibliotecas (más de uno, en realidad). Y en su post incluyó mi cuenta provocando gran emoshon en mi persona y el segundo hito más importante de la historia de mi cuenta de Tuitah. Luego les cuento el primero, que fue una respuesta de TheFinalBoss of biblioteques.

El día a día de un oompa-loompa de biblioteca como yo, está lleno de momentos absurdos que vistos con distancia pueden provocar risa. Compartí algunos en las redes. Y por entonces descubrí una cuenta en Facebook llamada Memes bibliotecológicos. Es una página con más de 60.000 seguidores y el impacto de publicar algo ahí es brutal de inmediato. Hay lluvia de LAICS, comparticiones a cascoporro, comentarios (siempre cuesta que la gente te regale su tiempo) e incluso quejas.

Sí, quejas. Quejas de compas de biblioteca que se sienten ofendidos o molestos con un chiste, un guiño, o un brochazo tonto. Creen que estos pasatiempos chistoso pueden ridiculizar la institución, a su personal o, peor aún, a sus usuarios.

Viene un tipo y me pide: “Drácula, la historia de Black Tempest

Es obvio que quiere decir Vlad Teppes.

Esto va al Tuitah, me digo.

Es un #AmíMeLoPidieronAsí que recopila errores en los títulos o confusiones en los autores que padecen los oídos de la gente de biblioteca (o las libreras resoplantes).

Pero hay gente que se ofende. Creen que con tweets así ridiculizo al señor que se acerca al mostrador. Me dicen que los trato de tontos o que me creo superior o no sé qué cosas más…

Pero hubo comentarios así cuando colaboraba con Memes bibliotecológicos. Y supongo que aún los padecen. (Ya no lo sé porque mi andadura en Facebook terminó de repente cuanto el Sr. Zuckerberg -al que parece que le encanta compartir información de los demás pero no la suya- dijo que tenía dudas que mi nombre de verdad fuera “Yordi Biblioteca” y como no le quise dar más datos, me cerró su puerta. La privacidad es importante. La mía también).

Eli Ramirez, esa compa cuyo día parece tener más de 24 horas porque siempre está haciendo cosas o dibujando cosas o yendo a sitios, hizo alguno de los primeros  #bibliomeme en el Twitter que yo haya podido encontrar. Aunque el éxito de los bibliomemes se lo debemos a la cuenta @fgsrcds  (parece el nombre de una ciudad de Borduria, así sin vocales) que empezó a regalarnos el  #memebibliotecario de los viernes.

Me uní yo y se unieron otras compas de bibliotecas, aportando el suyo.

Los fui recopilando en sendos posts en mi blog hasta que las aportaciones crecieron como una avalancha de donaciones… (guiño-guiño-codo-codo a Rosana).

Antes, hubo otro hashtag muy popular que combinaba nuestro día a día en la biblio con humor y el arte. Fueron los #CuadrosBibliotecarios (que llegaron a oídos de Don Julián) y que este humilde servidor recopiló en una auténtica galería de arte.

Llegados aquí, #LaJefa preguntaría ¿pero… qué es un memebibliotecario?

Por las barbas de Dewey, espero que no les suceda a ustedes lo mismo.

Y ahora vamos a lo práctico respondiendo a unas FAQ:

¿Cómo se hace un memebibliotecario?

Hay webs gratuitas en las que se puede elegir una imagen (o subirla del ordenador) y añadir el texto que se quiera. Todo ello online. También se puede usar cualquier programa de edición de imágen. Si usan el GIMP, dentro de dos días aún estarán cerrando ventanitas.

¿Es el memebibliotecario siempre una imagen chistosa?

No. Ni tiene porque ser chistosa (eso se agradece) ni tiene porque ser una imagen. Hay compas que han experimentado con archivos GIF (añadir texto a un gif, también es algo que se hace directamente desde la web; sin instalar programas ni tener conocimientos avanzados). Y algunos compas muy osados (y siempre pienso que con más tiempo libre que yo) ponen subtítulos “de biblioteca” a un fragmento de vídeo. Lo llamo #bibliopinícula.

Aquí conviene recordar al Jovencito bibliotecario que hicieron en la Biblio JSV de Gavà, que son como el Lumière del tema. Y BiblioMontijo, que ha hecho ya varias “bibliopiniculas”; serían el D.W. Griffith del asunto. Si alguien se pregunta qué cineasta soy yo que hice aquella bibliopinicula con un video de la serie Dallas, la respuesta es Fritz Lang (un tipo que decía que una película no debería durar más de 90 minutos. Y rodó “Los nibelungos” que dura 280 ._.) Es que escribir subtitulos bibliotecariles a JR y Sue Elle se me hizo muy largo aunque el metraje no llegue a los 2 minutos).

Y para acabar, la pregunta más importante:

¿De dónde salen esas ideas tan chulas para el memebibliotecario del viernes?

¡Por favor! Salga usted de su despacho de la biblioteca. Salga a la trinchera de préstamo o al campo de batalla de la sala infantil.

Las ideas chulas están ahí porque la vida real es un chiste en sí misma.

Una recomendación:

Si publican desde el perfil de la red social de la biblioteca recuerden que están publicando desde el perfil de la biblioteca, no del suyo. En caso de duda, vuelva a leer la frase anterior.

Y les prometí que le contaría el hito más importante de mi cuenta de Tuitah: y es cuando descubrí que TheFinalBoss of biblioteques me seguía y me respondió con un GIF.

En ese momento, TheFinalBoss of biblioteques, que para mí estaba ahí arriba, en la cúspide de la pirámide bibliotecaril, a los mandos de la nave nodriza… se “humanizó”. Y eso me lleva a un escueto mensaje privado que recibí de un compa: ”enhorabuena por el trabajo que haces en Twitter. Humanizas la profesión y nos haces reír, que no es nada fácil 🙂

Humanizar

En realidad, yo sólo intento sobrevivir. Y lejos de lo que puedan pensar, en la vida real no soy alguien divertido ni chistoso. Más bien, soy como el venerable Jorge de Burgos (ese bibliotecario al que no le gustaba la risa) y ando refunfuñando de aquí para allá mientras coloco libros -que no me da la vida leer-  en sus estantes.

Pero “Humanizar y NO ridiculizar” es una frase bonita para poner, hoy y aquí, de colofón a esto del memebibliotecario.

Yordi Biblioteca

P.S. Compartan sus momentos chistosos compas, porque los tristes y dramáticos ya les llegarán solos.

 

A Cambrils, a l’estiu, Juguem i llegim

A la Biblioteca de Cambrils hivern i estiu són dues realitats diferenciades. A l’hivern tenim una programació estable d’hores del conte i clubs de lectura, entre altres. A l’estiu, amb l’horari de matí i el canvi de tipus d’usuaris oferim tots els dimecres a les 12 una hora del conte amb activitat lúdica posterior. Aquesta proposta s’anomena Juguem i llegim, i enguany és el tercer any que la duem a terme.

Les sessions de Juguem i llegim d’aquest 2017 han estat tematitzades. Per la biblioteca han desfilat pirates, castells, Gloria Fuertes, l’eruga goluda i El llibre de les bèsties. La idea és fomentar la lectura, la literatura i els autors des d’una vessant lúdica.

 

19702012_10211306245524595_7908176227267970155_n

 

Els pirates van formar part de dues sessions: una a càrrec de Rosana Andreu, amb contes i la realització d’un barret pirata, i una altra amb Còdol Educació (Pirates a la costa!), que van explicar històries i un munt de coses interessants sobre el món dels pirates.

 

Junt amb la colla castellera Xiquets de Cambrils vam realitzar una sessió de la Colla Castellera de la Canalla Lectora. Aquesta activitat ha estat realitzada amb el suport de la Central de biblioteques de Tarragona i parteix d’una iniciativa d’Alfonso Morillas, de la Biblioteca de El Vendrell. Va permetre mostrar la literatura castellera i propiciar la coneixença entre la biblioteca i una entitat del municipi com la colla castellera. Podeu veure com va anar la proposta al web de Canal Reus TV.

 

20170726_124043

 

Eva Ferré va endinsar els nens en el món de Gloria Fuertes. Si la gent de la nostra generació coneix perfectament Fuertes i els seus poemes, avui dia no és un personatge tan conegut i enguany la celebració del centenari del seu naixement ens anima a reivindicar la seva vida i obra.

 

20604490_10211566666594959_2100720803975743459_n

 

Rosa Fusté va oferir una divertida sessió sobre l’eruga goluda, el clàssic de l’Eric Carle i va convidar els nens a dibuixar i conèixer les diferents fases en la vida d’una eruga.

 

2017-07-19-hora-conte

 

Com a cloenda de Juguem i llegim el dia 30 la Judit Robert, escriptora i companya bibliotecària, va venir a la biblioteca a presentar la seva versió de El llibre de les bèsties, editat per Ganzell.

 

Foto: Patrícia Muñoz (Revista Cambrils)

 

judit robert

#BibliotecàriesXXI

 

Ja tenim Pla de Lectura 2017-2020: #LLIBRÈFILS. El Pla ve acompanyat de la corresponent campanya a base d’imatges  per a compartir a les xarxes amb frases enginyoses que animen a la lectura.

Com a bibliotecàries, els capítols 6 i 10 ens toquen de ben a prop, i ens sorprèn que perpetuïn clixés tòpics que a hores d’ara haurien d’estar enterrats sota muntanyes de rebequetes de punt.

Les bibliotecàries del Segle XXI som actives, juvenils, treballadores, simpàtiques, estimem la nostra feina, ens escarrassem pels usuaris, vestim de mils maneres diferents, estem casades, o solteres, tenim fills… o no, quan sortim de les biblios escalem muntanyes, anem a les discoteques, col·laborem amb projectes altruistes, correm maratons, portem melenes llargues o curtes, i si ens dóna la gana ens posem rebeques que ens queden tan bé com a les models de les revistes de moda.

Fa ben poc Ana Ordás va llençar el #RetoCárdigan per a demostrar això últim després d’un article en una revista de moda en què posava en dubte que les bibliotecàries poguéssim lluir rebeques amb estil. Que una revista de moda digui això no ens agrada, però d’alguna manera es pot entendre que s’agafin als tòpics, que és la manera més fàcil de vendre, però que ho faci una institució demostra que no coneix els seus treballadors.

Si la gent que ha fet la campanya d’imatge hagués voltat per les biblioteques del nostre país s’hauria adonat que la bibliotecària rància amb el monyo, les ulleres, la cara de males puces i les males maneres (reflectides també en el cartell núm. 10) NO EXISTEIX. Fa molt temps que no existeix.

Afegiu-vos al hashtag #BibliotecàriesXXI per acabar amb el tòpic i demostrar que les bibliotecàries avui no hi tenim res a veure.

 

 

Repte mensual: #alatauletadenit

tauletadenit

 

Deixem enrere Sant Jordi i encetem maig amb un nou repte a Instagram. Us proposem continuar amb el hashtag que van iniciar les companyes de les biblioteques públiques de Girona #alatauletadenit. És molt fàcil, només cal fer una foto dels llibres que tenim al costat del llit per anar llegint. Segur que hi ha propostes d’allò més variades tant de bibliotecàries com d’usuaris. Vinga, animeu-vos!

Abril ens ha deixat les següents fotos destacades de #santjordialabiblioteca:

 

 

ttps://www.instagram.com/p/BSsWuFhgqHJ/?taken-by=quefemalesbiblios

 

 

Repte de març: #aparadorsculturals

aparadors

Estem al març, ja es respira la primavera, i segur que això (i  altres coses) dóna per a molts #aparadorsculturals. Aquesta és l’etiqueta que us proposem aquest mes. Com sempre, participar és molt senzill: pugeu fotos amb aquesta temàtica i el hashtag i cada setmana en destacarem una. Qui comença?

Acabem de deixar enrere el repte #prestatgesdebiblioteca que ha donat peu a propostes molt engrescadores, com aquestes que hem destacat especialment:

 

Els dimarts toca: #llegintioga

 

Ens agraden els reptes, les coses novedoses, el “mens sana in corpore sano”, els hashtags i les col·laboracions, així que quan vam veure la proposta de la Cinta i la Núria des de la Biblioteca de Gandesa no podíem fer més que proposar-los aquest espai per a explicar la seva iniciativa. A més, fa poc els de Baratz van publicar un post relacionat sota el títol 12 posturas de yoga para los amantes del yoga y la lectura.

Així ho expliquen la Cinta i la Núria:

Ajuntar el ioga amb la lectura i plasmar-ho en una imatge ens va semblar la millor manera d’expressar la unió entre la salut interior i l’exterior, una forma simbòlica de buscar l’equilibri entre la ment i el cos. I és que aquí a la biblioteca hem tingut la sort de trobar-nos dues persones, Cinta i Núria, amb aficions comuns, molta energia i motivació i ganes d’aprendre i compartir noves coses.

La pràctica del ioga ens ajuda en el nostre camí per la vida, i la lectura ens acompanya cada dia, com a professió i com a afició. Per això hem decidit crear el repte #llegintioga, que es durà a terme els dimarts.

Tothom qui vulgui participar haurà de publicar una foto a Facebook, Instagram i/o Twitter fent una postura de ioga i amb un llibre, sense oblidar posar el hashtag proposat. Així, indirectament, mostrem que les biblioteques són espais de creació física i mental, i que a la biblioteca de Gandesa hi vibra una energia especial.

Animeu-vos a participar!

 

 

Repte mensual: #prestatgesdebiblioteca

 

Comencem febrer amb repte nou repte. En aquest cas reprenem un que ja vam fer anteriorment, i que és molt facilet: #prestatgesdebiblioteca. Es tracta de fotografiar els prestatges de la biblioteca, o els de casa vostra. De moment hi ha a Instagram 59 fotos etiquetades amb aquest hashtag, però en volem més: penseu que el hashtag en anglès, #libraryshelfie, n’acumula 7552 en el moment d’escriure aquest post. Vinga, a registrar prestatges i a posar en joc la nostra imaginació.

Pel que fa a gener, el repte #bibliobizarro no ha tingut gaire repercussió. Només s’han animat la Biblioteca de Cambrils, la Biblioteca Carles Rahola, la Biblioteca Pública de Lleida i la Biblioteca Mercè Rodoreda, així com l’ Anabel Ramos. A totes moltes gràcies, i us animem a continuar amb aquest món “bizarro”. Aqui teniu les joies:

 

 

 

 

 

Repte mensual: #bibliobizarro

 

bibliobizarro

 

El mes de desembre vam emprendre, un any més, el repte a Instagram #nadalalabiblioteca, que ha servit per a veure un munt de fotos i videos de tot allò que s’ha cuit a les biblioteques durant el període nadalenc. Podeu veure les fotos destacades més avall.

Ara us proposem un repte nou, tot i que no novedós. Ens agradaria afegir-nos a la proposta de Infobibliotecas sobre continguts “bizarros”: Biblioteca bizarra. Segur que a les vostres biblioteques podeu trobar moltes joies com les que proposen al seu bloc. A twitter ja fa dies que corre l’etiqueta, però a Instagram mentre escrivim aquest post només hi ha una foto etiquetada. Us animeu?

Fotos destacades #nadalalabiblioteca:

 

 

 

Repte de desembre: #nadalalabiblioteca

 

S’apropa desembre i tenim, com cada any el repte #nadalalabiblioteca. Etiqueteu totes les fotos relacionades amb el Nadal: decoració, aparadors, el personal felicitant les festes, les novetats més hivernals, activitats a la vora del foc… Cada setmana en destacarem una.

I pel que fa al repte de novembre, aqui us deixem les fotos destacades. Moltes gràcies a tothom per participar!